domingo, 26 de abril de 2009

Confusion perpetua.


A lo largo de mi vida, yo crecí chueco, o medio derecho, ¿la razón?
Por ¡Ordenes confusas!
¡A guevo!
Ejemplo:
Mi madre: Zovec; no brinques en la cama, porque te vas a caer, te vas a descalabrar, ¡ydespúes te voy a poner una chinga!
Yo: Volteo, pierdo el paso, y efectivamente me caigo.
(¿Y que creen?, que me abro el cuero cabelludo, y que me dá con la toalla aún húmeda. ¡PLAF!)
(¿Acaso mi madre será profeta? ¡Tómala falso profeta!, mi madre si es profeta de "a devis")
(Luego me tapó la herida con una toalla)
Mi Madre: Ándele cabrón, que bueno que se cayó, ¡y súbase otra vez para meterle otra chinga!
PAUSA...
nota mental: ¿Me subo otra vez?; pero si me subo otra vez me puedo caer de nuevo,(Interferencia ¡zzzzzzzzzzz!) bueno, bueno, bueeeeno, si me lo dice mi madre será por algo.
Me subo otra vez, doy un brinco en la cama y ¡plaf! un toallazo, (cuando la toalla está semi-mojada, o ¿acaso será semi-seca?)
No cabe duda que cuando uno es niño, no entiende de sarcasmos.

Referencia Fotografica: Imagen tomada del foro ojo digital del usuario Txarli

2 comentarios:

Sender Eleven dijo...

¿No seras hermano del falso profeta?

Mi madre esra mas alegorica, nos aventaba con lo que traia a la mano... Lo bueno es que nunca planchaba.

Pecesita Voladora dijo...

ah, tienes suerte a mi me pegaba mi abuelita con la chancla