sábado, 7 de noviembre de 2009

Juegos del Caralibro.


Cosas que no me gustan del Facebook
1.-the Farmville
2.-mafia Wars

3.-ah y los jueguitos...
porque?....
¡Porque se reproducen invitaciones, mas rápido que una plaga bíblica!
A veces no se que hago en el ikariam....
bueno pero no está en el caralibro....
                                                                          hay que ser coherente.

!!changos¡¡ A veces no se porqué soy tan amarguetas!

9 comentarios:

Zully dijo...

Siiii heee.. por que no es justo... yo lo ocupo de mi vecinito en farm ville y en yo ville ='( Pliiiiiisss!!!

Hagalo por mi!!! ='( pliiiiiis!!!!

si? y si lo hace le cumplo un deseo! ;) .. que dice? .. aste nada más me dice a donde mando la carne machaca.. jajaja =P

Un besote!

P´PITO dijo...

por eso no tengo Face book.....

siento que no hay privacidad...

saludos

Jésse Leyva dijo...

ser amarguetas es chido..jajajajaa..dá sentido a lo feo que hay en lo bonito..a mi me gusta ser asi..ñeeem..

jajajaaja

profeeeeeeeu!! me andan tronando como judas de pueblooo..auxiliooooooooo auxilioooooooooooooouh

la MaLquEridA dijo...

Yo tengo mi granja pero nunca la cuido ni sé como va, me aburre, ¿no la quieres cuidar Profe?.


Saludos.

Javier dijo...

a mi me gusta music challenge!

Alma Rosa dijo...

fijate que no me ha dado por jugar eso, yo sigo con mis minijuegos deluxe :D ahi su puedo durar hooorasssss pero en el cara de libro aun no me pica el gusanito

No te vayas a quedar dijo...

Ey yo si juego farmville, es mas si alguien quiere ser mi vecino que me avise noma...Y ya que desbloqueen la funcion para agrandar el terreno. que las ideas se me van por el caño!!!!

Kyuuketsuki dijo...

Estoy de acuerdo. No eres amarguetas; esos juegos son una pendejez ¬¬

Hugo Enciso dijo...

yo jugaba la granjita, pero una noche, al ir al baño y ver en el espejo mi cara de aburrimiento mortal, la cerré para nunca más abrirla. ahora sigo como toda la vida, con gran turismo 4 y cosas de esas, que no me ponen esa cara...
mis vecinos ya me quieren matar (los de la granja)